2 maneras efectivas de hablar con tus clientes

Comunicar correctamente con los clientes
es la base de todas las ventas. He aquí
dos tácticas que aumentarán la
probabilidad de que tus clientes
escuchen lo que tienes que decirles:

Comprender su lenguaje.

Muchas empresas utilizan el mismo
arumento de venta para todos sus
clientes. La realidad es que los
clientes hablan un lenguaje único y
personal basado en las experiencias de
su vida. Hay pués que adaptar el enfoque
y el lenguaje para cada uno de ellos.

Centrarse en ellos, no en tí.

Es tentador cuando se trata de hacer una
venta a hablar de “mi empresa, los
beneficios de mi producto, las
características de mi producto.” En su
lugar, concentra el punto de atención en
tus clientes. Habla de sus problemas,
sus valores y sus planes de compra.

Mediciones que importan.

Estamos obsesionados en medirlo todo.
Queremos saber el número de conexiones,
el número de seguidores, el número de
páginas vistas, número de minutos que
una persona pasa en nuestro sitio web,
el número de clics, el número de veces
que el carrito de la compra fue
abandonado, el número de visitantes de
la repetición, el número de nuevos
visitantes .. y la lista continúa.

A veces nos olvidamos de que la mayor
parte de lo que medimos es medio para un
fin y no el fin en sí mismo.

A veces nos olvidamos de que muchas
cosas que debemos enfocar no se puede
medir con nunguna escala (cuidado, amor,
alegría, felicidad, compasión, etc)

A veces nos olvidamos de que estamos en
una carrera donde todo el mundo
incluyendo el ganador pierde.

A veces nos olvidamos de que nos
olvidamos de ver el bosque por causa de
los árboles. Queremos mejorar los
indicadores solo por la mejora en los
propios indicadores.

A veces nos olvidamos de medir la
cantidad de tiempo que pasamos estar
obsesionados con la medición de los
indicadores.

Medir las cosas equivocadas, es como
correr rápido en la dirección
equivocada.

Fin de año es un buen momento para
parar, reflexionar y pensar sobre cuáles
son los indicadores que realmente
importan.

Deja de intentar controlar la experiencia de tus clientes.

Seas consciente de ello o no, cada
interacción que tu empresa tiene con sus
clientes contribuye a una mayor
experiencia con la misma. Tal vez tu
empresa lo sabe y cuidadosa e
inteligentemente cuida cada experiencia
con la esperanza de influir en las
opiniones de los mismos. Pero, a pesar
de esos esfuerzos calculados, los
clientes no siempre perciben tu empresa
como tu quieres. Las personas no se
comportan o reaccionan exactamente como
esperas que lo harán, pero no hay que
rendirse por causa de esta
imprevisibilidad. Debes aceptarlo como
parte del desafío y supervisar con
frecuencia lo que los clientes están
experimentando. Con su feedback y
comentarios, o mejor aún, la observación
en tiempo real, puedes ajustar tus
esfuerzos en consecuencia. No es
necesario un control perfecto para
influir en sus opiniones. Sigue teniendo
como objetivo tu ideal y haz las
modificaciones necesarias cuando sean
necesarias.

Como seguir motivado en una recesión.

Algunas personas dicen que la recesión
es el final del negocio como lo hemos
conocido. No estoy de acuerdo.

Por supuesto, si tu idea de “negocio como
de costumbre era”: un trabajo estable,
un mercado previsible y recompensas para
el trabajo duro, manteniendo la
cabeza baja y la nariz limpia, entonces
es probable que se sienta como si al
mundo le hubiesen sado al vuelta del
reves .

El nacimiento de la economía creativa es
una tendencia a largo plazo, y hemos
estado viviendo en un mundo donde la
creatividad ha sido la prioridad
económica número ya desde algún tiempo.

¿Y sabes qué? La creatividad es
imprevisible y arriesgada. A veces es
francamente aterradora. Los efectos no
siempre siguen fielmente a las causas;
el trabajo duro no será necesariamente
recompensado. Por el contrario, podría
llegar a simple productividad. Las
recompensas vienen de ser curioso, ágil,
consciente del mercado y estar
dispuestos a experimentar para ver qué
es lo que funciona.

Así que para mí, la recesión no ha
traído nada radicalmente nuevo, sólo se
aceleró la tasa de cambio y la
inestabilidad. Ha despojado mucha de la
pelusa y la complacencia existente, y ha
aclarado lo que se necesita para
sobrevivir y prosperar en un mundo
regido por la leyes caprichosas de la
creatividad.